Bienvenida al segundo aspecto del Mandala de la Musa

En este aspecto, lo que ves y trabajas es:

 
  • Mirar y entender tus ciclos femeninos.
  • Entender y valorar tus múltiples roles y momentos como mujer.
  • Aceptarte, cuidarte y amarte en cada momento y fase de tu vida.
  • Explorar tu cuerpo femenino y nutrir tu energía femenina.
  • Desarrollar prácticas para conectarte con tu cuerpo, y para sanarlo.
  • Abrazar y amar tu cuerpo como es.
  • Celebrarte como una mujer en constante renacimiento, sanación y evolución, independientemente de tu edad.
  • Verte hermosa, entendiendo que la belleza nace desde tu conexión, cuidado y sabiduría interior.
 
Revisemos algunas prácticas sugeridas para cultivar el Aspecto Vitales y Cíclicas en tu vida. Toma lo que realmente te sirva para hacer tu propio camino y cultivar tu vitalidad y ciclicidad:
 
  • Conéctate con la Madre Tierra, abraza un árbol, sal a caminar en la naturaleza, y escucha lo que te dice.
  • Mírate al espejo todos los días y di, Te amo. Completa y absolutamente.
  • Meditación de arraigo. Cuando medites, visiona que pones los pies firmemente sobre la tierra, y siente como te salen raíces.
  • Haz un baño y conéctate con la energía del agua, deja que te limpie y te recargue tu energía.
  • Saca tiempo para el descanso, la hidratación, el sueño y la meditación, para nutrir tu energía especialmente en la semana de tu menstruación.
  • Abrázate como la mujer hermosa que eres. Hazte un masaje de conexión y celebración de tu cuerpo.
  • Permítete ser cíclica, siente tu cuerpo todos los días y lo que te está diciendo.
 
Por último  es importante entender y conectarte con los ciclos lunares y las energías arquetípicas de nosotras las mujeres en las cuatro fases lunares (doncella, madre, sacerdotisa, anciana).
 
La Virgen, o Doncella, y la luna creciente representan la fase entre el final del sangrado hasta el comienzo de la ovulación: las energías correspondientes son generativas, dinámicas, inspiradoras, brillantes.
La luna llena, representa las energías del periodo de ovulación, y son las de la Madre… acá dice Miranda Gray que “la creatividad interna de la madre surge para crear una nueva vida…” son energías más nutridoras, amorosas y enfocadas en nuestras relaciones.
 
La fase menguante refleja la reducción de la energía física desde la ovulación hasta la menstruación… y se asocia con “un aumento en la sexualidad, la creatividad, la magia, las energías destructivas internas y la conciencia.” según Miranda Gray. Esta fase se asocia con el arquetipo de la Hechicera, o Sacerdotisa.
 

Finalmente, la luna nueva es el arquetipo de la Bruja o Anciana, donde se encarna a la mujer que se retira del mundo, para entrar en introspección y en su energía interior espiritual. Aquí se gestan nuevas ideas y lo nuevo. Se cierra el ciclo para poder comenzar uno nuevo.

Regálate un tiempo para ti y para entender que tu energía es cíclica. Si te conectas y nutres estas energías, vas a estar renovándote constantemente. Abracemos nuestra complejidad y diversidad al saber que No somos una mujer, somos cuatro.
 

Algunas ideas para potenciar tu energía cíclica:

Aprende a celebrar tus ciclos femeninos.

Planea tus actividades de acuerdo a la fase del ciclo menstrual en la que te encuentras. Regálate tiempo de recogimiento durante tu menstruación o unos días cada mes si no estás menstruando, para descansar, hidratarte y cuidar tu cuerpo. Aprovecha el tiempo para meditar, ensoñar y conectar con tu sabiduría interior.
 

Acéptate, cuídate y ámate en cada momento y fase de tu vida.

Rompe las creencias que nos enseñan acerca del envejecimiento lineal y fatídico que nos espera, y entiende que una mujer puede ser vital a cualquier edad y que la menopausia no afecta la vitalidad. Es más, hay mujeres que se sienten más plenas y vitales después de la menopausia. Entiende que la vitalidad es cíclica y se renueva constantemente con los ciclos de la luna y los grandes ciclos de vida tuyos como mujer.
 

Nutre tu energía femenina, desarrollando prácticas para conectarte con tu cuerpo y para sanarlo.

Abre espacio en tu vida para cultivar tu energía femenina, que es el descanso, la receptividad, la reflexión y la creatividad para crear una vida tejiendo relaciones y proyectos sin necesidad de correr ni atafagarte. Toma el tiempo para soltar tareas y recogerte, soñar despierta, hacer visiones de lo que deseas, y nutre y recarga tu energía vital.

 

Conéctate con la naturaleza, entendiendo su capacidad para nutrirte y recargar tu energía.
Refuerza tu conexión con la Madre Tierra para recargarte física y espiritualmente. Siéntete sostenida por la Tierra y por el Universo mismo; siente y cultiva tu conexión natural con ella y su energía.
 

Abraza y ama tu cuerpo tal como es, mira lo hermosa que eres, deja brillar tu belleza desde tu conexión y sabiduría interior.
Celébrate como una mujer en constante renacimiento, sanación y evolución, independientemente de tu edad. Expresa tu feminidad de una manera autentica y natural. Agradece tu feminidad y tu cuerpo que da vida, celebra tus ciclos menstruales y tu conexión con la fuerza sagrada de lo femenino. Vístete y adórnate para expresar tu autenticidad, belleza natural y feminidad.

 

 

Te deseo una conexión con tus Ciclos y con tu Vitalidad,