Bienvenida Musa al Aspecto Gestoras Abundantes

Hola Musa,

Nuestro recorrido de 9 meses por otra vuelta en espiral de nuestro Mandala de la Musa, con sus 9 Aspectos de Vida, nos trae de manera orgánica a contemplar la energía de la Abundancia y nuestra capacidad de gestar abundancia en nuestras vidas.

¿Qué se ha movido para ti en estos 8 meses de recorrer el Mandala de la Musa?

En la medida en que hemos recorrido cada aspecto, empezamos a vibrar energéticamente en su frecuencia y de esta manera logramos ir integrándola en nosotras.

Comenzamos desde el Aspecto del Amor Propio y Transformación a mirar nuestro centro, a revisar nuestra vida y a recrear nuestras narrativas. Después conectamos con el elemento tierra y con nuestras raíces, así como nuestra ciclicidad femenina. Posteriormente entramos al agua profunda de nuestra esencia para encontrar nuestro propósito de vida y nuestro liderazgo único.

Luego de conectarnos profundamente con nuestro interior en estos primeros tres aspectos, comenzamos a activar nuestra relación con los demás y nuestros dones y talentos femeninos. Nuestra capacidad de amar y nuestra fuerza sexual y creativa en Artistas del Amor. Nuestra creatividad y el fuego de nuestras capacidades de gestar nueva vida y proyectos en Creativas y Creadoras. Y nuestra facultad de intuir y conectar con nuestra sabiduría interior en Intuitivas y Conectadas.

Así, al integrar estas cualidades vamos nutriendo aspectos que habíamos dejado rotos y silenciados en el camino de nuestra búsqueda de realización personal.

Ya completas y con nuestra fuerza femenina equilibrada, conectamos con el Aspecto llamado Sanas y Libres y con nuestra capacidad de sanarnos a nosotras y a nuestro sistema. Y en el aspecto Auténticas y Expresivas, fortalecemos nuestra capacidad de poder decir nuestra verdad y de ser el principio activo de la energía que comunica, integrando una sana energía masculina, para poder comenzar a decretar y visionar lo que deseamos de nuestras vidas.

Acá estamos. Nutridas y fortalecidas, poderosas de fuerza y de voz, con el deseo de gestarnos llenas de posibilidades y auténticamente libres.

Y llegamos al noveno aspecto de Vida: Gestoras Abundantes. Donde ponemos toda nuestra esencia al servicio de nuestras mayores posibilidades.

Acá nos detenemos. Y nuevamente abrimos la pregunta desde la curiosidad e inocencia, desde la voz de nuestra alma para entender:

¿Qué es la Abundancia?

¿Cómo sería vivir una vida verdaderamente abundante?

Esta parece ser una pregunta fácil de contestar. Es posible que automáticamente digamos: “quiero tanta plata en el banco” o “quiero ganar mejor por lo que hago.” Y eso está bien, porque la abundancia incluye el aspecto económico, y lo debe incluir.

Pero también debemos ser conscientes que nuestra mente y nuestro sistema nos han dicho que la medida monetaria es la medida de nuestra abundancia e incluso de nuestro propio valor personal. Y preguntarnos si nos vamos a medir bajo esta medida.

Detente. Y pregúntale a tu niña interna, pregúntale a tu sabia, pregúntale al viento y a las estrellas. Detente en la pregunta sin la necesidad de saber la respuesta, y escucha.

Yo me pregunto continuamente ¿cómo defino la abundancia? Tuve momentos de vida donde afuera lo tenía todo, un buen trabajo bien remunerado, la posibilidad de viajar, la oportunidad

de proveer a mi familia. Y en esos momentos sentía que no tenía tiempo para pasar con mis hijos, ni tiempo para cuidarme, ni para cultivar mis relaciones más cercanas.

También he tenido momentos de estar más limitada económicamente, pero feliz de estar emprendiendo, feliz de estar creando un nuevo hogar e ilusionada con eso que deseaba gestar en mi vida. Con tiempo para cuidarme, mantenerme sana y conectada con los que amo.

Creo que debemos cuestionarnos permanentemente ¿qué es lo más importante? Y no se trata de tener que escoger entre tiempo o dinero. Esa es una dicotomía que nos impone la mente y el sistema actual. Podemos vivir una vida abundante en todo sentido si sembramos algo coherente con quien somos. Y si somos pacientes y tranquilas en saber que estamos creando nuestra propia medida del éxito y una vida hecha a nuestra propia medida.

Para mí, una vida abundante es una en donde yo pueda:

  • Crear y emprender en mi proyecto de vida que amo.
  • Gozar de una buena salud y tener tiempo para hacer ejercicio, meditar y bailar.
  • Dormir tranquila por las noches.
  • Tener tiempo para mis hijos, mi novio, mi mamá, mis hermanos y mis buenos amigos.
  • Disfrutar mi día creando, colaborando, reuniéndome y nutriéndome, sin agotarme.
  • Aportar lo que más me gusta y crear proyectos y equipos motivados, generando empresas y proyectos multiplicadores.
  • Expresarme auténticamente, cantando, escribiendo y siendo yo.
  • Gozarme de las aventuras de la vida, un curso, un viaje, una escapada, una caminata en la naturaleza.
  • Evolucionar, crecer y aprender permanentemente.

La abundancia es tan elusiva y a la vez tan sencilla. La abundancia está en cada momento y cada respiro. Desde que te levantas por la mañana y pones los pies en la tierra. Puedes respirar, tomar agua, comer. Puedes mover tu cuerpo. Puedes caminar, escribir, hablar. Puedes amar. Y esa gratitud por lo sencillo te conecta de una manera poderosa con tu abundancia.

Y finalmente, luego de conectar con tu esencia femenina como hemos venido haciendo en nuestro recorrido, este Aspecto es una energía que integra tu energía femenina con la masculina: tu esencia femenina que está conectada con la tierra y es naturalmente abundante; y tu energía masculina de crear estructuras y disciplinas sanas que te nutren y te sostienen.

Acá, en este Aspecto, es cuando comienzas a danzar verdaderamente ambas energías y donde empiezas a crear y gestar oportunidades cada vez más conscientemente.

Entonces Musa, deseo que te mires, te preguntes, y te siembres. Y que gestes tu vida como tu jardín abundante,