Sintiendo voy Llegando

Hola Musa,

Seguimos vibrando este mes con el Aspecto de Vida de Academia Musas® Artistas del Amor.
He estado sintiendo y conectando con la frecuencia del Amor este mes, con su energía, su fuego, su Vida. Es calor, es dicha. Es plenitud.

Y estoy sencillamente dejándome sentir la frecuencia del Amor que sale de mi y brilla, y tambien permitiéndome recibir Amor.

A veces lo mas difícil para mi ha sido recibir Amor. He puesto barreras, he tratado de controlar, manipular, dar de más para no recibir, porque en el fondo, eso me volvía vulnerable. Y en mi inconsciente y desde mi heridas, me daba miedo perder el control. Prefería poder dictar los términos de una relación y hacerlo todo, antes de soltar y entregarme.

Me doy cuenta ahora que antes me metía mucho en mi cabeza y en mis pensamientos cuando estaba en relación con los demás, y me dejaba dominar por los pensamientos que venían y me ponian a forzar una situación.

Para sentir Amor, tuve que aprender a soltar y a entregarme realmente, a dejarme ver. A desnudarme de alma y cuerpo. Y a conocer mis cicatrices, arrugas, y también mi belleza que está en mi interior. Tuve que amarme primero completamente y conocerme muy bien en mi soledad. A entender cuáles eran mis heridas, y cuál era mi Amor, y saber diferenciar entre las dos.

Y me doy cuenta que el Amor es una fuerza que irradia en mi. No es algo que debo alcanzar u obtener. Y entre más me doy a mi misma eso que estoy buscando afuera, más empiezo a vibrar justamente en esa frecuencia de la atracción. Y cuando menos lo pienso o necesito, llega.

Y cuando me permito disfrutar con mi Amor, desde un lugar de receptividad, y con mi corazón en un lugar silencioso y abierto, empiezo a sentir.
 

Me doy cuenta que Sintiendo, voy Llegando.

El amor es suave.

El amor es algo que, cuando lo siento en mi cuerpo, siento paz por dentro. Siento que no tengo que forzar, ni empujar, ni repeler. Es sencillamente, abrirme a esa amorosa presencia que hay en el/la otr@ y en mi.

El amor es fácil.

Es como el agua, que fluye. El amor fluye sin esfuerzo. Y permite que lo más fácil y lo mas orgánico sea el curso que tomar, es sencillo. Tambien es transparente, y todo se deja ver. Con los ojos y el corazón bien abiertos, se ve bien y tranquilamente cada relación.

El amor es libre.

Es espacioso y generoso con el/la otr@. Es de darnos espacio mutuo para respirar, sentirnos libres y que no hay control. El amor solo fluye cuando hay libertad.

El amor es comprometido.

Aún así, también se requiere de un compromiso, una decisión de amarse, de abrir el espacio, de respetar los límites amorosos del otr@. Y respetar los acuerdos que se hagan mutuamente. Porque sin confianza, no puede haber amor.

El amor es inocente.

El amor es como la conexión y el juego de dos niños. Es de juegos, de risa, de disfrute, de liviandad. De complicidad entre dos almas que se miran en su esencia inmutable y se celebran mutuamente.

El amor es placer

Cuando me abro realmente a mi placer, y pierdo el miedo a sentir placer, lo siento como lo más sagrado y hermoso y como la fuente que nutre mi poder y mi creatividad. Para aprender a dar y a recibir placer debo suspender mi mente, y meterme en mi cuerpo, en mi presencia y mi sentir. Estando plenamente en mi cuerpo y en mi presencia, me abro como una flor, y disfruto.

El amor es humilde.

Es generoso con el/la otr@, no busca tener la razón sino sencillamente, abrirse al amor de la otra persona y entregar también ese amor.

Somos canales del amor, simples mensajeros, como un pájaro que vuela soportado en el viento. El amor es el viento debajo de nuestras alas.

¿Y tú , cómo has vivido esta frecuencia? ¿Cómo sientes el Amor? Te escucho, escríbeme una respuesta o compártelo en nuestro grupo de FB.

 

Un abrazo,

P.D. Espera nuestro Podcast #MusasInspire con una entrevista espectacular con Patricia Chalbaud,  una mujer increíble creadora de su proyecto Sexo Holístico https://sexoholistico.com/ ¿Ya nos sigues en Spotify?